Para las próximas vacaciones: planificá el encuentro con tu familia

flia

 

“Hoy, la familia es despreciada, es maltratada, y lo que se nos pide es reconocer lo bello, auténtico y bueno que es formar una familia, ser familia hoy; lo indispensable que es esto para la vida del mundo, para el futuro de la humanidad” Papa Francisco

 

Las vacaciones de invierno son un momento realmente esperado por todos los integrantes de la familia y, en general, un mes antes se va planificando todo lo que se va a hacer cuando no haya que salir de madrugada a las corridas en cumplimiento de las obligaciones.

Ciertamente el receso escolar está pensado para que se descanse de los hábitos y de las exigencias diarias que a veces son muchas y el proyecto se inclina, lógicamente en el encuentro del relax y del entretenimiento.

¿Te diste cuenta que después de un día agotador lo único que deseás es llegar a tu casa? Y sí, es así, porque el hogar es como volver al seno materno en el que reina la paz y la tranquilidad. Y es por ello que la planificación de este receso no tiene por qué ser una suma de actividades inagotables sino que puede ser el momento, que durante el diario trajín escasea, del encuentro
familiar.

¡Cuántas veces se comparten más de las cuestiones propias fuera de la familia que dentro de ella! Y sin embargo, cuando algo sale mal, ¿quiénes son los primeros en acompañar y poner un hombro para descargar tensiones?

No es necesario llenar todos los tiempos libres de unas semanas con nuevas actividades que vendrían a crear otro tipo de rutina diferente a la que se tenía pero rutina al fin.

La propuesta para el receso debería ser justamente aquello que se relega durante el ciclo lectivo por aparente falta de tiempo y que es precisamente la comunión familiar. Las comidas juntos, la lectura juntos, juegos, abrazos, risas. No se genera solo un entorno afable dentro del hogar sino que se construye así la base de la sociedad futura.

Si no lo hacemos nosotros, ¿quién lo hará?

El futuro está plagado de incertidumbre para todos puesto que en el pasado se establecían fuertes lazos de convivencia familiar, tal vez, por la falta de alternativas, puede ser, pero todas aquellas vivencias ¿no generan recuerdos felices? Y si no se busca sembrar lo mismo en la actualidad, ¿cuáles serán los recuerdos que, en el futuro, tengan los jóvenes y niños de hoy acerca de su pasado?

Propongámonos construir la memoria de los jóvenes. Porque la familia es, fue y será la base de la sociedad y todos, cada uno de nosotros con nuestros actos, construimos esa historia y semblanza que nos representa.

Contenido producido originalmente por FastForward Concepts para Colegio Santo Tomás de Aquino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s