Todos estamos invitados al camino de la santidad

santidad

Desde la Escuela Santo Tomás de Aquino también nos sumamos a esta grandiosa aventura

El secreto de la santidad es la oración constante la cual puede ser definida como el continuo contacto con la Santísima Trinidad: “reza siempre y sin desfallecer” (Lc. 18:1).

Con la recientemente celebrada canonización de Juan Pablo II y de Juan XXIII se abre una pregunta siempre latente acerca de qué hay que hacer para ser santo, si todos podemos ser santos o si ese lugar en los altares está guardado solo para algunos elegidos.

Y la respuesta es clara: todos podemos seguir el camino de la santidad.

Sin embargo, la santidad no tiene solo que ver con llegar a integrar las figuras de un altar. La santidad es un anhelo que todos como cristianos tenemos y que se construye día a día.

Cómo se recorre el camino de la santidad.

Santo no se nace, se hace. Y es un recorrido que se logra con esfuerzo propio y lógicamente por la gracia de Dios. Todos, sin excepción estamos llamados a dar cuenta con nuestra vida de la vida de Cristo y para ello podemos seguir ciertos parámetros que diariamente nos mantendrán atentos para que el camino sea más llevadero y, por sobre todo, alegre.

La santidad es un trabajo al que todos estamos llamados y por el que recibiremos la máxima gratificación que es la felicidad Eterna.

Como toda tarea seguramente será gradual y de acuerdo con las posibilidades de cada uno, de lo que se tiene que estar seguro es de caminar siempre, todos los días hacia Dios, con la guía del Espíritu Santo que será también tu protector personal.

  • Reza todos los días y, si es posible, a la mañana. Es como el ejercicio físico matutino que te oxigenará para que durante el día estés preparado para todo lo que se te presente. Enfrentar la vida diario bajo el aire del Señor te dará sin dudarlo otra perspectiva.
  • Tomate un ratito para conversar con Dios. Que sea de esas charlas que siempre agradan tener y para ello buscá el silencio.
  • Leé la Biblia en papel o cualquier otro formato (http://www.bibliaonline.net/) siempre habrá algo que Dios tenga para decirte.
  • Mirá a tu alrededor: la santidad se construye hacia adentro y hacia afuera. Siempre habrá alguien alrededor tuyo que necesita de un oído, de una mano, de una palabra. De estas pequeñas acciones también se forja la santidad y no olvides que todos nuestros sentidos nos fueron dados para que se pongan al servicio de los demás.

La santidad se construye día a día y vivir con esa búsqueda no te dará tan solo esa eternidad ansiada sino que te regocijará durante el recorrido.

Contenido producido originalmente por FastForward Concepts para Colegio Santo Tomás de Aquino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s