La Cuaresma: una nueva oportunidad para dialogar con Dios

Rezo-ColegioSantoTomasdeAquino-opt

Intensificar la oración es otro de los pilares que la llegada de la Pascua te propone.

La Cuaresma se propone desde tiempos remotos como un período de ayuno, limosna y oración. Es una obligación sí, de todo Cristiano, pero es también una oportunidad.

¿No te sucede a menudo que cuando no tenés obligación de cumplir con alguna actividad la retrasás o dejás para otro momento? Es muy común de nuestra naturaleza “dejar para mañana lo que podemos hacer hoy”, por eso, el tiempo de Cuaresma no debe ser visto como un castigo sino como una gran oportunidad.

El Amor de Dios es tan grande que todos los años nos brinda cuarenta días para que podamos limpiar nuestros corazones y de esa manera los dejemos solo llenos de buenos sentimientos. Una manera de llenar los corazones de todo lo que será el motor a lo largo del año es la oración.

Quien practica deportes o sabe algo acerca de ellos conoce de un período, previo a los sucesivos torneos en que se organiza la llamada “pretemporada”. Esta es una etapa de entrenamiento en que se fortalecen los músculos, se aumenta la resistencia y se prepara todo el cuerpo para que luego, durante los torneos y enfrentamientos deportivos de todo el año se pueda resistir sin miedo a que se produzcan lesiones.

Lo que Dios nos propone durante la Cuaresma es también una pretemporada. Toda la resistencia, espíritu y buenos sentimientos que nos pueda brindar la oración serán una excelente preparación para lo que tengamos que afrontar durante el año, para que no decaigamos ante las primeras complicaciones y para que podamos nutrirnos de todo lo que durante este período hayamos sembrado en nuestro corazón.

Pero, ¿cómo orar?

La oración tiene tantas formas como seres humanos existan porque en el diálogo con Dios todo vale, sin embargo, si te cuesta empezar una conversación con el Altísimo podrías, por ejemplo, comenzar por la Biblia. Así, abierta al azar, seguramente encontrarás la frase que Dios quiere que hoy reflexiones. Este podría ser un buen comienzo. Además, como dijo el Papa Francisco, hay que leer la Biblia de la manera que sea, por lo que si no tenés el Libro, ¿qué tal aprovechar unos minutos de todas las horas que pasás frente a la computadora o con el celular?

Durante la Cuaresma hay también otras formas de oración colectivas como pueden ser las Horas Santas con exposición del Santísimo Sacramento, o el rezo del Via Crucis. Ambas propuestas pueden serte de gran utilidad cuando te cuesta encontrar en tu cotidianidad el momento para charlar con nuestro Padre.

Posibilidades hay muchas y muy variadas solo tenés que proponerte adornar tu Corazón para que no sea un huevito de Pascua lo único bello de la próxima Pascua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s