Feria del Libro Infantil: los elegidos d

Feria del Libro Infantil: los elegidos de los pequeños grandes lectores.

Historias personales de los lectores más chicos: hábitos y la competencia con los videojuegos. Los ilustradores son los preferidos, pero los clásicos como María Elena Walsh y Luis Pescetti no pierden terreno.

Conocer la Bombonera y visitar la Feria del Libro: esos deseos pidió Martín Costa, que cumplió diez años ayer y vive en Concordia, y sus papás aceptaron con gusto. Recorrió los dos pabellones de la Feria Infantil y Juvenil, en el Centro de Exposiciones de la ciudad de Buenos Aires, en busca de libros de chistes, sus favoritos. “Ya no leemos tanto con él, eso fue hasta los 7 u 8 años; ahora lee más solo, y después nos cuenta”, explica Hugo, su papá. La lectura, dice, tiene dos grandes competidores: la computadora y la PlayStation, pero a la noche, justo antes de dormir, las letras suelen vencer en el duelo.

Martín y su familia fueron parte de los miles que visitaron la Feria Infantil durante el fin de semana, con más concurrencia ayer que en la tarde del sábado, cuando las vacaciones de invierno empezaron a asomarse, soleadas, convirtiendo al Zoológico en el destino preferido de los primeros paseos.

La familia Melo viajó desde Luján para recorrer los stands: Lourdes, de 9 años, hojeó decenas de libros y compró uno sobre peces y una enciclopedia de animales. “A la tarde me paso un rato largo leyendo, pero nunca tanto como mamá”, cuenta, y se declara seguidora de Gaturro y Mafalda. Su madre, Alfonsina, asegura que “siempre hay un tiempo para la lectura, y ahora Lourdes ya lee sola y viene y te cuenta qué leyó”. Ese tiempo, explica, no tiene nada que envidiarle a la televisión “porque siempre le leímos mucho”.

La hora de dormir parece clave para acercar a los chicos al hábito de la lectura: casi todas las noches, en la casa de la familia Graziani, en Bella Vista, leen un rato. Los narradores exclusivos ya no son Sergio y Marina, padres de María Joaquina y Juan Francisco. A veces Juan, de 9 años, elige qué leerá a sus papás y a su hermana: “A mí me gustan los libros sobre pintores como Miguel Ángel o Leonardo Da Vinci”, cuenta. Los más chicos se encargaron de buscar por Internet cuándo empezaría esta edición de la Feria: “Venimos todos los años, ellos son los primeros en pedir este paseo”, dice Marina.

Laura, mamá de Serena, recorrió los stands en busca de libros en imprenta mayúscula: “Está en primer grado; a veces lee conmigo y a veces sola, pero siempre me pregunta lo que no entiende”, explica. Serena, de 6 años y con la cara repleta de corazones pintados, asegura estar “grande para el Sapo Pepe”, por eso ahora busca historias de amor.

Durante la primera semana los protagonistas fueron los grupos escolares: hubo 50 mil alumnos inscriptos para ir a la Feria. Desde el sábado, las familias poblaron el predio. En el espacio de Random House Mondadori, los libros de Nik, Chanti, Pablo Bernasconi y la reciente ganadora del premio Hans Christian Andersen, María Teresa Andruetto, son los favoritos. En Alfaguara, María Elena Walsh, Luis Pescetti y Elsa Bornemann pican en punta. Y en el stand de Norma, la colección Buenas Noches y los títulos de Norma Huidobro son los más pedidos.

Mientras la Feria es una alternativa a los espectáculos teatrales, musicales y paseos al aire libre, los libros lo son frente a la tele, la computadora y los videojuegos. Y aún tienen su espacio en la vida de muchos chicos: en la escuela, por la tarde, o justo antes de ir a dormir.

http://ow.ly/ci7cG

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s